Cristina Arenal, maestra de Infantil en el Colegio Esclavas SCJ, Carmen Brevers y Noemí Sampedro, del equipo de Formadores TEI Cantabria y pertenecientes al Colegio Oficial de Psicología de Cantabria, nos ofrecen esta introducción al programa TEI, Tutoría entre Iguales, que ellas han implantado en las aulas de su escuela.

El Programa Tutoría entre Iguales (TEI) en Infantil, es un programa de convivencia para la creación de conductas y hábitos saludables.

Los alumnos de tres años disfrutan de un amigo/a mayor de cinco años que los acompaña a lo largo de su primer año de colegio.

El objetivo básico del programa en Educación Infantil es crear conductas saludables, interiorizarlas y convertirlas en hábitos de la convivencia, lo que facilita el proceso de prevención de conductas violentas y lleva a los alumnos hacia unas relaciones saludables. Son las semillas que sembramos en nuestros alumnos para que se conviertan en buenas personas dando ejemplo de bondad a otros.

Esto me recuerda la historia de un hombre que cogía el autobús para ir al trabajo. Una parada después una anciana subía al autobús, se sentaba junto a la ventana, abría una bolsa y durante todo el trayecto iba tirando algo por la ventana. Siempre hacía lo mismo, así que un día el hombre le preguntó qué era lo que tiraba por la ventana. “¡Son semillas de flores!”, le dijo la anciana, “Es que miro fuera y está todo tan vacío… Me gustaría poder viajar viendo flores durante todo el camino ¿verdad que sería bonito?”.  “Pero las semillas caen en el asfalto, se las comen los pájaros… ¿Cree que sus semillas germinarán en el camino?”, dijo el hombre. “Seguro que sí”, contestó la anciana, “Aunque algunas se pierdan, otras acabarán en la cuneta y con el tiempo germinarán”. Unos meses después, yendo al trabajo, el hombre vio todo el camino lleno de flores. Se acordó de la anciana, porque hacía días que no la veía. Había muerto. “¿De qué le había servido su trabajo si no había podido ver su obra?”, pensó el hombre. De repente oyó la risa de un niño pequeño señalando entusiasmado las flores. La moraleja de esta historia es que la anciana dejó su herencia a todos los que pudieran recibirla, contemplarla y ser felices. Dicen que aquel, hombre desde aquel día, hacía el viaje de casa al trabajo con una bolsa de semillas.

Pues bien, el aprendizaje entre iguales es la mejor manera de interaccionar y de aprender conductas y constituye por lo tanto la base de la educación emocional. Esta red de iguales es un gran motor de cambio de comportamientos y actitudes que favorecen el aprendizaje social de sus miembros, su seguridad y su autoestima. Los beneficios no solo son a nivel de desarrollo personal, sino también emocional de todo el alumnado implicado (amigo mayor – amigo especial).

Para conseguirlo se desarrollan actividades de creación de vínculo, tan importante en estas edades, para que las parejas tengan una interacción positiva y una cohesión afectiva tan necesarias en esta etapa. Hay también unas otras de formación de los alumnos de cinco años para que puedan ser buenos amigos/as mayores. A lo largo del curso se desarrollan tutorías sobre autoconocimiento, autocontrol, inclusión, empatía y gestión positiva de conflictos y prácticas de cohesión para que las parejas refuercen su vínculo afectivo.

En el Colegio Esclavas de Santander están llevando a cabo este programa con excelentes resultados. Los alumnos de cinco años están regulando sus propias conductas, porque tienen muy interiorizado que son ejemplo para sus amigos especiales. Buscan soluciones a situaciones que surgen en el día a día del aula sin recurrir al adulto, aunque saben que si no pueden resolverlo solos, están los tutores para ayudarles. Existe también un espacio TEI al que pueden acudir para hablar si lo necesitan o resolver algún problema.

Los más beneficiados en este programa son los alumnos mayores, no solo porque tienen que gestionar situaciones y llegar a acuerdos, sino porque también ha servido para que niños inquietos estén tranquilos con sus amigos especiales, niños que tienen un tono alto de voz hablen bajo, niños tímidos que apenas hablan, estén empoderados y sean capaces de hablar en gran grupo sin sentir vergüenza y cómo unos y otros hablan de sus amigos. Las familias perciben el programa muy positivamente, porque consideran fundamental, tal y como está evolucionando la sociedad actual donde cada vez prima más el individualismo, la manera de dirigirnos al otro y la poca asertividad, crear las bases para tener un buen desarrollo emocional.

Nosotras, como maestras de Infantil, somos como la anciana, plantamos esas semillas pero no las veremos crecer, aunque sabemos que todas ellas germinarán, porque educar es enseñar un camino basado en el respeto, la escucha y la empatía.

Para saber más sobre el programa creado en 2002 por Andrés González Bellido, sigue este enlace

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *