Las crónicas cuentan que el último ejemplar de paloma migratoria americana, Ectopistes migratorius, murió a principios del siglo XX, confirmando así la extinción de la especie. En Educar para Ser no estamos tan seguros de ello…

Estas aves llegaron a ser tan numerosas que las leyendas narran cómo, en sus vuelos de este a oeste de Norteamérica, tapaban la luz del sol allá por donde pasaban. Pero también relatan que, cuando sintieron que la implacable persecución de los hombres pondría fin a su existencia, algunas de ellas emigraron hacia el sur, a tierras más cálidas y acogedoras. Con la tenacidad que otorga el instinto de supervivencia y la certeza de que un mundo mejor para ellas, y para todos, era posible, lograron sobrevivir en Chile. En agradecimiento por tener un nuevo hogar entregaron, a través de la magia que une a todos los seres vivos, su espíritu de libertad y su anhelo de felicidad a los hombres y mujeres que allí encontraron. Las leyendas apelan a nuestra fantasía, nos invitan a creer lo increíble… Y en Educar para Ser profesamos esa fe que nos hace confiar en que lo aparentemente imposible sólo requiere de nuestro convencimiento para transformarlo en posible.

Si no estamos tan seguros de la extinción de aquellas palomas es porque sí estamos convencidos de que los deseos de libertad y felicidad de los que habla la leyenda anidaron en otra paloma, Paloma Ibáñez. Y ella, quizá recordando ese impulso migratorio, ha atravesado el Océano Atlántico viajando casi 11.000 kilómetros para, entre otras cosas, encontrarse cara a cara con nosotros, con los tres miembros de Educar para Ser. Ella, que sigue nuestros pasos desde hace años compartiendo desde la distancia las claves que definen nuestro proyecto, ha volado hasta Almansa impulsada por el mismo aliento que nos mueve a nosotros. Y nos ha hecho muy felices encontrarnos en un sentido y emocionante abrazo. Nuestra mochila de recuerdos imborrables ya es una mochila mágica.

Pero, una vez metabolizada la alegría del encuentro, lo realmente importante es lo que Paloma Ibáñez ha venido a contarnos, su trabajo en Santiago de Chile sobre el que queremos llamar la atención de todos vosotros: el proyecto “La asignatura de la felicidad como modelo de aprendizaje”. Desarrollado mediante talleres dirigidos a toda la Comunidad Educativa, con él está participando en el Premio Enseña sustentable de las Universidades del Desarrollo y de Talca que persigue “aportar al desarrollo de prácticas pedagógicas innovadoras, que fortalezcan los conocimientos, habilidades y actitudes de los estudiantes, para que actúen en sus respectivos contextos reflexionando y tomando decisiones como ciudadanos comprometidos en resolver problemas sociales, económicos, culturales y ambientales, en un marco democrático, participativo, inclusivo y sin discriminaciones”.

Participantes en “Enseña sustentable”, entre las que se encuentra Paloma Ibáñez. Fotografía de www.enseñasustentable.com

El proyecto de Paloma se fundamenta en ocho principios:

  • La reinterpretación positiva de las vivencias.
  • La neurocardiología, atendiendo a la sabiduría del corazón.
  • El uso del mindfulnees como herramienta de conocimiento personal.
  • La respiración consciente, que otorga claridad física y mental.
  • La psicología positiva, potenciando las cualidades personales.
  • La aplicación de los conceptos de la física cuántica.
  • La Epigenética, con la que cambiar nuestra biología mediante el cambio de pensamiento.
  • El fortalecimiento y flexibilización de nuestro cuerpo restableciendo nuestra postura corporal.

Los miembros de Educar para Ser junto a Paloma Ibáñez a los pies del Castillo de Almansa, todos ellos iluminados por la luz de una nueva educación

Paloma nos contó mucho más… Y está dispuesta a contároslo también a todos los que seguís nuestro blog. Por eso, después de esta somera introducción, esperamos con impaciencia sus palabras explicando el desarrollo de su proyecto, que encontrarán eco en esta página, anunciando desde este momento un interesantísimo contenido de las mismas.

Que nos escuchemos mutuamente a uno y otro lado del océano es apasionante. Y que compartamos el camino hacia un nuevo horizonte educativo nos une irremediablemente a todos en el mismo objetivo. Gracias, Paloma por tu presencia y apoyo. Te deseamos los mayores triunfos por el bien de todos y todas. Y, siempre, gracias a todos los que componéis el proyecto Educar para Ser.

1 comentario
  1. Maribel Gajardo
    Maribel Gajardo Dice:

    Solo felicitarte Paloma por ser un quijote en la Educacion Chilena ,he participado en Tus talleres y nos has dejado llenos de alegria y energia para hacer y produdir cambios en la educacion que impartimos en el colegio en el Cual trabajo .Gracias por las herramientas que nos has entregado en Tus talleres.Felicitaciones y un abrazo desde Chile.

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *